¿Cuántos préstamos puedo tener al mismo tiempo?

Cuántos préstamos

Hay veces en las que aún teniendo un préstamo necesitamos más liquidez, lo que de alguna forma nos lleva a tener que pedir otro préstamo, ya sea al banco o a un familiar. Pero, ¿cómo lidiar en estas situaciones? ¿Cuántos préstamos puedo tener simultáneamente?

Préstamos que se pueden tener de forma simultánea

El hecho de tener contratado un préstamo, no significa que no podamos pedir otro. Es más, más que del número de préstamos, depende de nuestra capacidad financiera. Es decir, que nos dejen o no ese dinero depende de si tenemos capacidad económica para devolverlo. En Matchbanker siempre recomendamos la contratación responsable.

Por lo tanto, sí se pueden tener varios préstamos simultáneamente, pero más que del número depende de la capacidad financiera del titular. Si necesitas el dinero y no quieres tener que pedir favores a familiares o amigos, sí. Aunque tengas un préstamo vas a poder pedir otro sin problema. Pero ten en cuenta que, al tener varias deudas a la vez, aparecerá en tu historial de crédito. Y antes de pedir un préstamo es interesante tenerlo óptimo.

Por otro lado, también es interesante que consideres la amortización de varios préstamos en uno, porque te puede salir mejor. También es recomendable no ir demasiado al límite. Por ejemplo, no se recomienda que el porcentaje del sueldo destinado al pago de deudas supere el 30%.

Cuántos préstamos

¿Me darán otro préstamo si mis deudas ya superan el 30%?

Como te avanzamos, se recomienda que el % de sueldo destinado al pago de las deudas no exceda el 30%. Sin embargo, hay casos en los que se puede ser un poco más flexible. Por ejemplo, si se tiene propiedades con las que responder o si se gana mucho dinero y se determina que hay más capacidad. Pero es importante conocer estos datos para no endeudarnos más de la cuenta.

El hecho de que te den otro préstamo cuando tienes alguno en curso, depende de factores como la capacidad financiera, el historial de crédito, etc. Es habitual que la entidad financiera compruebe la viabilidad de la operación. Es decir, para qué se va a utilizar el dinero y si la persona tiene capacidad financiera para devolverla.

Hay casos en los que pedir un segundo o tercer crédito se vuelve completamente necesario, sobre todo para hacer frente a deudas con las que no contamos y si no tenemos otra alternativa. No obstante, es importante echar cuentas y ver qué sale mejor; si combinar en uno o tener varios por separado.

También hay que tener en cuenta que hay cosas que no pueden esperar y que incluso pueden ser vistas como una inversión, dado que no es lo mismo un préstamo para invertir en un negocio o en el pago de unos estudios, que un préstamo para ir de vacaciones.
Un préstamo puede ser rápido (de importe pequeño) o puede ser un gran préstamo personal para hacer frente a un contratiempo. Si ya tienes uno y vas justo, es más fácil que te concedan uno pequeño que uno elevado. Pero es cuestión de analizarlo.