de Miguelactualizado

Si deseas solicitar un préstamo, es posible que te encuentres lleno de dudas, preguntándote cuál será la mejor opción de préstamo del mercado, el préstamo más rentable, la entidad más fiable, la que ofrezca mejores condiciones…

La búsqueda y comparación de productos financieros puede resultar una odisea, especialmente si no tienes muy claro cuáles son las condiciones y las diferencias entre cada tipo de préstamo.

Obviamente, es importante asegurate de obtener el préstamo con las condiciones y los términos más ventajosos para ti, por lo que recomendamos que compares minuciosamente los detalles y las ventajas de cada una de las opciones.

Una de estas condiciones a tener en cuenta es la duración o vencimiento de tu préstamo. Es fundamental elegir el préstamo que te ofrezca una fecha de vencimiento que se adapte a tus circunstancias personales y a tu necesidades.

¿Qué es la fecha de vencimiento de un préstamo?

La fecha de vencimiento de un préstamo es el momento en el que expira el periodo establecido en tu contrato de financiación y la cantidad del préstamo debe ser totalmente devuelta.

Si eliges un préstamo con una fecha de vencimiento dentro de 5 años quiere decir que dispones de estos 5 años para devolver el dinero prestado en cuotas mensuales, siendo esta fecha el momento del pago final, en la que el préstamo debe haber sido completamente amortizado.

Durante esos 5 años deberás realizar un pago al mes, cuya cantidad se establecerá previamente mediante un contrato.

La duración de un préstamo dependerá de tu capacidad para hacer frente al pago total de la cantidad prestada, es decir, cuánto dinero te puedas permitir pagar al mes hasta cubrir la cantidad total.

Por ejemplo, un préstamo de una cantidad de 1.000€ podrá devolverse en unos 3 meses, pagando 600€ al mes incluyendo los intereses, o podrá amortizarse con un pago de 200€ al mes durante 9 meses.

Debes tener en cuenta que la duración de tu préstamo también influirá la cantidad de intereses totales que deberás pagar, pues se te cobrarán unos intereses mensuales durante el tiempo que disfrutes del dinero.

Por este motivo, es importante que consideres detenidamente la duración adecuada del préstamo en función de la situación en la que te encuentres, y que no extiendas el plazo sin una necesidad real.

Tipos de préstamo: ¿a corto o a largo plazo?

Actualmente, podemos clasificar los productos financieros existentes en el mercado en dos tipos de préstamo según su duración: préstamos a corto plazo y préstamos a largo plazo.

Como con todo, ambos tienen sus ventajas e inconvenientes, por lo que es necesario que consideres cuál te conviene más teniendo en cuenta tu situación, la cantidad necesaria y la finalidad del dinero.

Los préstamos a corto plazo ofrecen una cantidad relativamente pequeña, devolviendo la cantidad solicitada en un plazo generalmente no muy superior a 1 año.

Además, generalmente se llevan a cabo de forma online, sin la necesidad de tener que enviar gran cantidad de documentación y con unos requisitos mínimos necesarios. Normalmente este tipo de préstamo se utiliza para hacer frente a una necesidad de dinero puntual y urgente, como sería la reparación del coche o alguna factura inesperada.

Por otro lado, los préstamos a largo plazo son préstamos de cantidades más elevadas con plazos de devolución que pueden durar varios años.

Este tipo de préstamo se suele utilizar para financiar, por ejemplo, la compra de un coche o para algún proyecto a largo plazo, como una reforma en tu vivienda.

¿Cómo elegir el plazo de vencimiento de tu préstamo?

Antes de solicitar un préstamo, debes considerar:

  • ¿Cuánto dinero necesitas?
  • ¿Para qué es ese dinero?
  • ¿Cuánto podrás pagar en una cuota mensual?
  • ¿Necesitas el dinero hoy mismo?

Es importante que te asegures de que realmente puedes pagar la cuota mensual pactada ya sin problemas. Si lo necesitas, elige una cuota que no sea demasiado elevada, pero sabiendo que tendrás ese dinero disponible mes a mes.

Si por alguna razón no pudieras pagar la cuota mensual, este hecho tendrá un impacto negativo en tu historial crediticio para futuras solicitudes de préstamo, provocando un rechazo del préstamo o un aumento de los intereses por riesgo de impago.

Recuerda que muchos prestamistas a corto plazo ofrecen prórrogas o extensiones de los plazos de pago, sin embargo, con unos intereses diarios extremadamente elevados, por lo que es mejor que no necesites hacer uso de ellos.

¿Todavía no tienes muy claro cómo funciona la duración de tu préstamo y cuál elegir para ti?

Desde Matchbanker hemos preparado el siguiente infográfico, con el que puedes obtener mucha más información sobre los pros y contras de los préstamos a corto o a largo plazo.

corto o largo plazo

 

Encuentra tu próximo préstamo en Matchbanker