Una forma creativa de dar la entrada para un coche nuevo

La compra de un coche nuevo es siempre un reto y a la vez una ilusión. En el año 2021, los concesionarios están siendo más agresivos que nunca con las ofertas y promociones para comprar coches nuevos o de kilómetro cero con descuentos enormes. Muchas personas recurren a los préstamos personales para financiar ese gasto. Al final, adquirir un coche puede ser una necesidad, para trabajar o llevar los niños a la escuela, irse de vacaciones o volver a casa tras la semana en la universidad.

Cómo afrontar el gasto

Sin embargo, un coche es un gasto importante y la mayoría de las personas opta por financiarlo a través de los propios concesionarios o bien en bancos o entidades financieras. Si estás pensando en adquirir un coche, estarás haciendo cuentas sobre cómo podrás pagarlo de la mejor forma. Hay que valorar la cuota que puedes permitirte sin descalabrar la economía doméstica.

Al final, el dinero disponible será el que te ajuste las opciones a las que puedes optar: siempre puedes pasar de un coche nuevo a buscar coches de gerencia, kilómetros cero que están prácticamente nuevos pero vienen matriculados y con descuento, por lo que te ahorras ese gasto. Otra alternativa es mirar distintas marcas o prestaciones menos caras.

Sea como sea, una de las cosas que necesitarás es la entrada. La entrada es una cantidad inicial que necesitas para comprar un coche, un porcentaje de su valor total. Sea como sea, una de las cosas que necesitarás es la entrada. La entrada es una cantidad inicial que necesitas para comprar un coche, un porcentaje de su valor total.

La entrada del coche: vías alternativas

Puede ser perfectamente que no tengas los varios miles de euros que sueles necesitar para dar una entrada, normalmente entre un 10% y un 25% del valor del coche, un 20% de promedio. A veces tampoco tienes un coche viejo que entregar a cambio para reducir ese importe, cosa que aceptan la gran mayoría de concesionarios (previa tasación).

Para cubrir esta falta de liquidez, y no quedarte a las puertas de conseguir el coche que necesitas tú o tu familia, una opción es recurrir a los préstamos rápidos, con los cuales puedes conseguir desde cientos a miles de euros. Esto te permitirá dar la entrada que necesitas, comprar el coche y luego pagarlo en cómodas cuotas que no superen tu porcentaje mensual dedicado a pagar crédito.

En este caso los requisitos de pedir estos préstamos rápidos son mínimos, y al ser independiente de la financiación del coche, también podrás liquidarlos antes de tiempo y de forma 100% online. De hecho, el concesionario no tiene ni por qué saberlo. Sólo tienes que comparar las mejores entidades disponibles, rellenar un formulario y en pocos minutos tendrás respuesta a un proceso automatizado. Por otra parte, son préstamos con muy pocas comisiones y condiciones competitivas.