Los préstamos y los intereses en 2022: lo que podemos esperar

tipos-de-interes-al-alza

Las tasas de interés están aumentando a nivel mundial, y eso significa cambios en la forma en que gastamos y ahorramos dinero. Después de una temporada relativamente tranquila de intereses bajos, los europeos y en concreto los españoles, afrontamos un período donde se espera que los intereses suban entre abril y septiembre de 2022, de acuerdo a las predicciones de los expertos.

¿Qué son las tasas de interés?

El interés es el coste de pedir dinero prestado, generalmente dado como una tasa de interés anual, un porcentaje. Es una de las principales herramientas que los bancos centrales pueden usar para tratar de frenar el aumento de los precios: la inflación.

La creciente demanda junto con la escasez de oferta a medida que la economía mundial se recupera de la pandemia están elevando la inflación a nuevos máximos. Por lo tanto, los banqueros centrales, que administran la moneda y la política monetaria de cada país, están tomando medidas.

Importante: Los principales préstamos que se ven afectados por estas subidas son los de tipo variable, como las hipotecas, porque dependen de un indicador como el Euríbor que puede subir y provocar que la cuota mensual aumente. Sin embargo, si tienes otros préstamos, como tarjetas de crédito, préstamos personales o préstamos para coche, la tasa de interés de estos también puede aumentar. 

¿Cómo me afectarán las tasas de interés más altas?

¿Qué pasa cuando suben los tipos de interés? A medida que la economía se recupere, las tasas de interés generalmente aumentarán. Cuando el banco central europeo realiza cambios en la tasa de interés de política, pueden ocurrir cambios similares en las tasas de interés a corto plazo, que puede ser un punto de referencia para los prestamistas cuando determinan sus propias tasas de interés.

Una tasa de interés más alta significa que pedir dinero prestado es más caro. Esto se aplica a todo, desde préstamos para coches y préstamos para estudiantes, hasta líneas de crédito, saldos pendientes de tarjetas de crédito y, sí, las hipotecas. Por otro lado, si tienes inversiones o dinero estacionado en una cuenta de ahorros de alto interés, es posible que obtengas mayores rendimientos.

Aquellos que también tienen otras formas de deuda, como saldos de tarjetas de crédito, también se verán afectados por un mayor coste de endeudamiento. Ahora, ¿qué puedes hacer para prepararte para el inevitable pellizco en tu bolsillo? Te damos tres claves:

  • Paga tus préstamos tanto como sea posible, mientras que las tasas de interés siguen siendo bajas. Recuerda: ya sea una hipoteca u otro tipo de préstamo, una tasa de interés más baja significa que una mayor parte del pago se destina al capital.
  • Si tienes varias deudas, considera pagar primero las de mayor interés, ya que esas deudas son más caras de sobrellevar.
  • Si vas a comprar una casa en 2022, obtén una aprobación previa para una hipoteca. Esto no solo te da una buena idea de cuánto puedes gastar, sino que también bloquea la tasa actual (más baja) por un período, con indiferencia de si es en tipo fijo o variable.
  • Si tienes una hipoteca de tipo variable, discute tus opciones con tu prestamista o asesor financiero y considera asegurarla por un plazo fijo, a la tasa más baja actual.
author
De
El experto en préstamos, Andreas Linde, ha trabajado en la industria financiera desde 2014. En Matchbanker escribe sobre préstamos, refinanciamiento, APR, tasas de interés y todo lo relacionado con las finanzas.
Matchbanker > Los préstamos y los intereses en 2022: lo que podemos esperar