Las entidades financieras se digitalizan: ¿qué consecuencias tiene para sus clientes?

Las-entidades-financieras-se-digitalizan

Tras dos años donde el mundo ha cambiado y hemos perdido parte de la presencialidad de lo que hacíamos, pasando a hacerlo online, los españoles hemos adoptado nuevas formas de administrar nuestro dinero a través de smartphone, tablets y ordenadores y mucho menos yendo a las tradicionales sucursales bancarias.

Los bancos y entidades financieras, a raíz de esta situación, han pensado y con razón que muchos de estos cambios se volverán permanentes y están ajustando sus estrategias en consecuencia. De hecho, en los préstamos, las entidades ya llevaban muchos años ofreciendo préstamos y créditos rápidos online de forma 100% digital, sin papeleos y sin salir de casa.

El efectivo, una cosa del pasado

Aunque España es una de las naciones que sigue usando efectivo de forma habitual, cada vez es menos habitual. El uso de efectivo, cajeros y sucursales bancarias ha caído, y eso lo demuestra que los bancos han cerrado más del 9% de las sucursales en 2021.

Esto tiene grandes consecuencias no solo para los grandes bancos, que están siendo presionados para aumentar sus inversiones en tecnología, sino también para sus millones de clientes, que ahora son más digitalmente activos que nunca.

Y como no podía ser de otro modo, también la revolución digital ha llegado a los préstamos, donde ya era habitual poder solicitar créditos online, ahora muchas entidades están incluso desarrollando sus propias apps para móviles y reforzando su seguridad ante una renovada demanda por operar online.

el efectivo, una cosa del pasado

¿Qué significarán todos estos cambios para los clientes?

Para empezar, mover toda la relación financiera a la red significa que las entidades tienen nueva información sobre sus usuarios, que pueden utilizar para personalizar sus servicios y ofrecerles aspectos relevantes o productos nuevos que quizá puedan considerar.

También será más fácil que nunca solicitar esos productos, ya que la entidad dispone de todos nuestros datos, y los bancos también podrían comenzar a presionar a los clientes para que tomen mejores decisiones financieras. Por ejemplo, una aplicación podría ser entrenada para notar si recibe un pago grande en efectivo en una cuenta de transacción que paga cero intereses, como por la venta de un coche. La aplicación podría enviarle automáticamente un mensaje sugiriendo que mueva el dinero a una cuenta de mayor interés. Lo mismo en caso de financiación, préstamos personales adecuados al momento o seguros.

Operar online también debería ayudar a las financieras a tratar mejor a los clientes con problemas financieros, algo probable para algunos este año, ya que la asistencia por dificultades financieras del COVID-19 y las carencias a los préstamos y a las hipotecas terminarán algún día próximo.

En definitiva, estos cambios digitales deberían ser una buena noticia para los clientes y una señal de nuevas formas de competencia en el mundo digital entre entidades, cosa que siempre beneficia a los usuarios. Pensemos que ahora, más que nunca, un cliente puede cambiar de banco o entidad muy fácilmente, también gracias a aspectos como la nueva directiva de pagos de la UE.

author
De
El experto en préstamos, Andreas Linde, ha trabajado en la industria financiera desde 2014. En Matchbanker escribe sobre préstamos, refinanciamiento, APR, tasas de interés y todo lo relacionado con las finanzas.
Matchbanker > Las entidades financieras se digitalizan: ¿qué consecuencias tiene para sus clientes?