La mejor forma de financiar las reformas de tu casa

Llevar a cabo reformas en tu casa casi siempre es una buena idea, en especial cuando se acerca el buen tiempo y nuestra rutina se adapta al verano. ¿Qué mejor que adaptar nuestro propio hogar o darle un cambio de aires?

En estos casos, los préstamos pueden ser una buena opción para fraccionar los costes de esas reformas y pagarlos cómodamente, además de que existen muchas ventajas a la hora de buscar financiación con las mejores condiciones.

El provecho de reformar la casa, aunque lo financies

Siendo claros, las reformas pueden resultar una inversión costosa en comparación con otros gastos. Una reforma promedio de un baño o aseo puede irse sobre los 3.000 euros, sin costar si existen tasas de licencias de obras u otras. Una cocina nueva, en cambio, se dispara hasta un coste que podría alcanzar fácilmente los 6.000 euros.

Para esta situación han nacido los préstamos reforma que, aunque se trate de una deuda, permite saldar el coste de la reforma de forma cómoda, por cuotas, y de paso va aumentando el valor de la vivienda, y esto es cierto:

  • Si utilizas la vivienda para uso propio o residencial de tu familia,
  • Si vas a vender la vivienda, ponerla en el mercado reformada aumenta su valor de venta
  • Si vas a alquilar la vivienda, una reforma permite fijar un alquiler mensual más elevado.
Coste de la reformaCuota del préstamoAlquiler antes de la reformaAlquiler tras la reforma
10.000€300€900€1250€

En este ejemplo, una reforma de 10.000 euros pagada por cuotas de 300€ permite rentabilizar el préstamo en 4 años (pagándolo con el incremento del alquiler y sobrando 50€ mensuales) y a partir del quinto año tener una ganancia permanente de 350€ por encima del precio anterior de alquiler.

¿Cómo son los préstamos para reformas de hogar?

Un préstamo para reformar el hogar puede tener muchas finalidades:

  • Instalar un aire acondicionado
  • Mejorar la eficiencia energética de la casa (ventanas, aislamientos, etc.)
  • Instalar calefacción nueva
  • Reformar un cuarto de baño o la cocina
  • Cambiar el parqué del suelo
  • Abrir espacios o separarlos de forma eficiente

Se pueden encontrar préstamos para hacer cualquier tipo de obras. La clave es tener un presupuesto (o más de uno) que marque exactamente la cantidad de dinero que se necesita para ponerlo en marcha.

Las entidades financieras online no cobran comisiones de apertura ni estudio, por lo que hay pocos impedimentos a enviar la solicitud y que sea valorada rápidamente. Tampoco se prodigan en añadir productos asociados, como sí ocurre con los bancos tradicionales.

Antes de decidirse, es importante comparar las ofertas de varias entidades para encontrar la que ofrezca unos intereses TAE inferiores o a mejor precio o condiciones de plazo, etc. No hay un préstamo perfecto para todo el mundo, sino un gran número de buenos productos que se adaptarán a ti mejor o peor dependiendo de lo que necesites y puedas asumir.

¿A qué entidades debería preguntar primero?

Hacer una reforma es toda una aventura, en especial si incluye obras o compras fuera, y pedir un préstamo es sólo una parte de dicho camino. Es importante reflexionar y conocer la situación financiera doméstica antes de lanzarse.

Para elegir el mejor crédito reforma, te recomendamos fijarte en los siguientes aspectos:

  • En la TAE del préstamo reforma que te interesa: los intereses totales te permitirán saber si es un préstamo reforma caro o asequible. La TAE incluye todos los costes asociados, desde los intereses a las comisiones incluidas si las hay. Por eso acaba siendo el mejor indicador para comparar préstamos por el mismo importe y plazo.
  • Los productos asociados al préstamo, que algunas entidades financieras añaden o incluso exigen para contratar el préstamo. Desde domiciliar la nómina a tener una tarjeta de crédito o un seguro, estos productos encarecen tu contrato y deben considerarse de forma separada. No se incluyen en la TAE.
  • Las comisiones, en el caso que las haya, porque muchas veces se pueden negociar con tu entidad.

En resumen, el mejor préstamo no será muy distinto de algo así: un préstamo con una TAE inferior al promedio de mercado, sin comisiones y sin productos asociados.