¿Cómo refinanciamos las deudas con ASNEF?

Si te has encontrado con varios préstamos acumulados por distintas circunstancias y te gustaría conocer si es posible refinanciarlos o reunificar deudas, es posible que hayas recurrido a alguna búsqueda por Internet.

Muchas entidades financieras ofrecen la refinanciación o reunificación de deudas y de préstamos sin aval ni garantía de forma totalmente online y a un coste competitivo. Sólo tienes que buscar la que mejor te encaje en nuestra lista.

La reunificación de deudas o refinanciación de préstamos consiste en la agrupación de todas las deudas pendientes, con sus respectivos importes, en un único préstamo que facilite la gestión tanto del propio pago como del ajuste de la cuota mensual, y añada un nuevo plazo de devolución más amplio y cómodo. 

Por supuesto, la reunificación de deudas es una operación que añade un coste adicional en intereses, pero permite evitar situaciones indeseadas:

  • Con la reunificación, dejas de ahogarte cada mes por varias cuotas que, sumadas, implican una presión importante sobre los ingresos familiares o personales
  • Con la reunificación, evitas la posibilidad de caer en demoras o impagos, que suponen costes incluso mayores para ti además de consecuencias como inscripciones en ASNEF, etc.
  • La reunificación simplifica tu pago con una cuota asumible, única y fácil de recordar cada mes, y sólo tratas con una entidad financiera para la deuda.

Refinanciar deudas siempre es una operación compleja, pero lo es un poco más si quien desea llevarla a cabo se encuentra en ASNEF u otros ficheros de morosos.

Reunificación de deudas con ASNEF

Puede darse la situación de que alguna de tus deudas se ha demorado y la entidad financiera ha solicitado tu inscripción en ASNEF.

Aunque estés registrado en un fichero de morosos e impagadores como ASNEF, es posible conseguir una reunificación de deudas con una mayor probabilidad si no se tiene una hipoteca. Ten en cuenta que una hipoteca es, también, una deuda. Si se incluyese ese coste en el importe total de reunificación, subiría dicha cantidad hasta límites difíciles de asumir por parte de la entidad.

Las hipotecas son esencialmente préstamos con garantía (la vivienda) por importes muy elevados y muchos años de devolución. Si se añade esta suma a una reunificación, sería casi como contratar una segunda hipoteca, pero seguramente mayor (añadiendo el resto de las deudas) y ello dificultaría mucho las posibilidades de encontrar entidades dispuestas a prestar tanto dinero en una operación.

Las hipotecas hacen que el perfil de endeudamiento de la persona titular sea mayor, así que, sin ellas, el perfil de CIRBE es menor y por lo tanto es interpretado por las entidades financieras como alguien con un menor riesgo de impago. 

Encontrarse inscrito en un fichero como ASNEF nunca es algo positivo, por supuesto, pero si se trata de importes pequeños, las entidades financieras no lo tienen en cuenta como si se tratara de una deuda bancaria en toda regla.Al final, la deuda que originó la inscripción en ASNEF se va a incluir en la reunificación y acabará siendo liquidada, así que la inscripción debería eliminarse poco después de cerrar la nueva operación de refinanciación. Alternativamente puedes recurrir a los préstamos con ASNEF, dependiendo de tus necesidades podrían ser suficientes.