Definición de presupuesto

No hay un momento como el presente y siempre es un buen momento para pensar en los presupuestos y todo lo relacionado con tus finanzas personales. Por eso, te recomendamos que saques esa hoja de papel en blanco o instales un app en tu móvil para comenzar tu presupuesto. Por ese motivo, lee este artículo donde te daremos todos los pasos.

Qué es un presupuesto

Cómo hacer tu presupuesto: los mejores métodos

No se puede empezar en este artículo sin dar la definición de presupuesto. Se trata de un resumen detallado de los ingresos y gastos probables durante un período de tiempo determinado. 

El sentido de hacer un presupuesto es algo positivo y satisfactorio para la persona ya que fija unos objetivos tanto a corto, medio como largo plazo que, finalmente, tiene una recompensa. Esto puede significar comprar un apartamento pequeño en lugar de una casa adosada para que puedas pagar antes el préstamo del coche.

Una persona o una familia necesitaría hacer un presupuesto con el objetivo de poder ahorrar para poder invertir y luego tener la seguridad de que tendrán una pensión una vez que lleguen a una edad en la que no podrán trabajar.

En un presupuesto tienes que enumerar tus gastos fijos y variables actuales, así como tus fuentes de ingresos. Ejemplos de gastos fijos son hipoteca o alquiler, préstamo de coche, impuestos, pago con tarjeta de crédito, alimentos, servicios públicos, cuidado de niños. El cuidado personal, salir a cenar o el entretenimiento son ejemplos de gastos discrecionales, cosas que no necesitas pero deseas. Las fuentes de ingresos son el salario, los intereses y los ingresos por inversiones.

Después de este breve pero intenso resumen, te explicamos lo que aprenderás en este artículos:

  • Cómo hacer un presupuesto.
  • Las diferentes modalidades para hacer un presupuesto.
  • Ventajas e inconvenientes de tener un presupuesto.
Cómo crear un presupuesto

Los 3 métodos para hacer tu presupuesto

Aprender sobre la elaboración de presupuestos y otros aspectos de la gestión financiera es una excelente idea para evitar posteriormente solicitar préstamos o créditos a unas entidades, aunque lo cierto es que España está a la cola de educación financiera. Por ese motivo, la población está muy lejos de conocer cómo hacerlo. A continuación te dejamos los 3 mejores métodos para hacer un presupuesto.

1. El presupuesto 50-20-30

El presupuesto 50-20-30 es una idea en la elaboración de presupuestos con una idea bastante simple. Imagina tres casillas en las que pondrás tu sueldo neto.

Lo imprescindible y obligatorioEsto representa la mitad (50%) de tus ingresos. Incluye elementos esenciales como alquiler, hipoteca, servicios públicos, alimentos, transporte, salud y cuidado de niños.
Ahorros y deudasOtro 20% de lo que te llevas a casa se destina al grupo de ahorros y deudas. Utilizarás este dinero para crear un fondo de emergencia, pagar los saldos de las tarjetas de crédito y otros préstamos y ahorrar para la jubilación.
Los caprichosEl 30% restante pagas por las cosas que solo quieres, es decir, los caprichos. Eso incluye comidas en restaurantes, suscripciones a televisión por cable, cine y juegos, membresías en gimnasios, ropa y cosas por el estilo.
Dedicar casi un tercio de tus ingresos a caprichos parece razonable, aunque algo  extravagante. Pero al mismo tiempo, este plan pone mucho más énfasis en los ahorros y la reducción de la deuda.

2. Presupuesto cero

El presupuesto cero es un método que probablemente recibe menos atención de la que se merece. A pesar de su etiqueta, el presupuesto cero es bastante intuitivo y fácil de hacer. Y puede ser muy eficaz.

Para hacer un presupuesto cero, comienza con un número que representa tus ingresos mensuales. Luego, haz una lista de sus categorías de gastos. Junto a cada artículo, escribe cuánto estimas gastar durante el próximo mes. 

Ahora escribe la cantidad de tu salario neto en la parte superior de la lista de números. Resta la cantidad que estás gastando en cada categoría del salario neto. Debería obtener un cero en la parte inferior. Si no es así, regresa y haz algunos ajustes.

Si el resultado final es negativo, debes reducir los planes para restaurantes o cancelar tu membresía del gimnasio para que aparezca un cero en la parte inferior. O, si tienes un número positivo, podrás descubrir que puedes ahorrar más o pagar tus préstamos.

Evalúa tus recursos financieros

3. La asignación semanal

Las técnicas de presupuestación anteriores tienen como objetivo contabilizar todos tus ingresos y gastos del mes. Esta perspectiva de asignación semanal se divide en semanas y se centra en los gastos hormiga. Esencialmente es lo mismo que esas pagas de muchas personas en la adolescencia: obtienes tanto para gastar como quieras, pero, cuando se acaba, no hay más hasta la siguiente semana.

La táctica de la asignación funciona mejor cuando se usa junto con algo como un presupuesto cero. Esto se debe a que solo se otorga una asignación para artículos discrecionales, por lo que necesitas otra forma de asegurarse de que puedes pagar los artículos esenciales. Para establecer una asignación semanal, coge lo que sobra después de haber basado en cero todos tus gastos obligatorios y divídelo en cuatro. Cada una de estas cantidades trimestrales es tu asignación para la semana.

Una de las cosas buenas de la asignación semanal es que se enfoca en un período de tiempo más corto, lo que implica cantidades más pequeñas de dinero que son más fáciles de lidiar.

Preguntas Frecuentes – Cómo hacer un presupuesto

¿Cómo puedo hacer mi presupuesto si estudié Matemáticas?

No te preocupes si no has estudiado Matemáticas ya que son cuentas sencillas. Pero si no te ves capaz, siempre tendrás la oportunidad de instalar una app en tu móvil que lo haga.

¿Incluyo los préstamos en mi presupuesto?

Por supuesto, ya que es una parte esencial en tu presupuesto. Lo que ahorres, lo puedes destinar a pagar tus deudas.

¿Puedo hacer ajustes a mi presupuesto?

Lo puedes hacer en caso de que no te salgan los cálculos.